Superalimentos: la chlorella

Superalimentos: la chlorella

La chlorella, uno de los superalimentos más alcalinizantes y desintoxicantes que existen. La chlorella es un alga perteneciente a la familia de las clorelaceas. Es un alga verde unicelular de forma esférica y alrededor de 2 a 10 micras de diámetro, que tiene el honor de ser el alimento con mayor porcentaje de clorofila del planeta y uno de los alimentos más completos que existen. Presenta un alto contenido en clorofila, betacaroteno, vitaminas B1, B2, B3, B12, biotina y vitaminas C y E que de forma concentrada hacen de esta alga un valioso suplemento para la dieta. Es conocida sobre todo por su capacidad para eliminar las toxinas del cuerpo, entre sus increíbles propiedades está su capacidad de desintoxicación del hígado, los intestinos y la sangre.

Su contenido en clorofila es espectacular, hasta cuatro veces mas que la espirulina, las espinacas y las ortigas. La clorofila es una de las mejores sustancias para la limpieza del intestino, el sistema linfático, el hígado y la sangre. Las algas verdes son las más altas fuentes de la clorofila en el mundo vegetal y de todas las algas estudiadas hasta ahora, la chlorella es la que tiene el porcentaje más alto, a menudo hasta el 5% de clorofila, además contiene los ácidos nucleicos ADN y ARN, de gran importancia en la regeneración de las células.

La clorofila contenida en grandes cantidades en esta alga enriquece de oxígeno la sangre y las células y facilita así la desintoxicación del organismo. Así mismo la chlorella tiene la capacidad de envolver los metales pesados y facilitar su expulsión. En el Instituto Avanzado de Salud Holística la incorporamos siempre al final de una depuración hepática, una vez que la fase I y fase II del hígado están equilibradas el aprovechamiento de la chlorella es superior. Además comprobamos la existencia de metales pesados antes de la incorporación a la dieta de este alga.

¿Cómo consumirla? Tenemos que hacerlo por largos periodos de tiempo y siempre según las pautas de vuestro profesional. Es muy importante que la chlorella que compréis cumpla dos requisitos imprescindibles: uno que su pared celular esté rota para que la absorción del alga sea mayor por lo tanto más digerible y así la eliminación de toxinas será mayor, y dos que esté libre de metales pesados, de lo contrario, no eliminará ninguno del organismo.

No existen contraindicaciones graves ni ningún tipo de toxicidad conocido en relación al consumo de chlorella en las dosis recomendadas. Puede existir fotosensibilidad en personas que tomen elevadas dosis de chlorella. En algunas personas puede producir un aumento del ácido úrico, náuseas y malestar estomacal, también puede provocar la formación de gases y flatulencias, debido al aumento del peristaltismo intestinal. Todos estos síntomas sin embargo pueden ser motivo de un proceso de desintoxicación del cuerpo, ya que el alga chlorella es una poderosa herramienta depurativa en nuestro organismo. Normalmente estos síntomas ocurren la primera semana de tratamiento en pacientes que la han introducido sin depurar antes el hígado o auto medicándose sin conocer la dosis más recomendable para cada caso. Puede contener yodo, por lo que podría causar una reacción alérgica en personas sensibles al yodo además de provocar asma y otros problemas respiratorios. Debido a que no se sabe lo suficiente sobre el uso de chlorella durante el embarazo y la lactancia es conveniente evitar su uso.

Comentarios (0)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Todos los campos sob oblogatorios.